Informe de fin de año sobre el Mercado Energético de México. Qué esperar en 2021

no-banner
enero 5, 2021

El año 2020 planteó desafíos sin precedentes para todos nosotros debido al COVID-19 y esperamos que las vacunas nos ayuden a volver gradualmente a la normalidad.
El 2020 también ha sido un año difícil para el mercado energético de México. La incertidumbre regulatoria causada por el deseo de favorecer a PEMEX y CFE ha causado un efecto negativo entre los participantes del mercado y los posibles inversionistas. Como tal, la confianza en el mercado energético de México se ha visto muy amenazada, lo que se ha traducido en una drástica reducción en la inversión dentro del sector energético. La generación renovable es la que más ha sufrido esta reducción, ya que muchos nuevos proyectos de generación renovable se han cancelado o pospuesto como resultado de la incertidumbre regulatoria. Según Bloomberg, alrededor de 200 proyectos de generación están en el limbo debido a las políticas y acciones del Gobierno contra los proyectos energéticos privados.

Debido a la incertidumbre regulatoria ha habido un mayor número de demandas judiciales y otros procesos legales presentados contra algunos de los nuevos reglamentos propuestos por la CRE, el CENACE y la SENER. para reforzar el papel predominante de la CFE en el mercado y restringir la competencia. Algunos de estos reglamentos han sido anulados en los tribunales, mientras que otros siguen pendientes de resolución.

Para agravar las cosas, la situación energética se complicó por la pandemia COVID-19, lo que llevó a los grandes usuarios finales de energía a reducir el consumo debido a las pérdidas en la producción, las ventas y el número limitado de empleados. Afortunadamente, muchas empresas han tomado medidas para reevaluar las reducciones de costos en sus negocios y como la energía es uno de los principales centros de costo, comenzaron a buscar proyectos y formas de reducir los precios de la energía y su huella de carbono. Para aquellos que utilizaron la ventana COVID 2020 para adoptar una nueva forma de mitigar su impacto en los ingresos y costos comenzará a ver los beneficios de su estrategia en 2021.

Otro efecto positivo de la pandemia para los usuarios finales es que el mercado de la electricidad se ha vuelto muy competitivo, ya que los generadores están tratando de colocar su energía debido a la disminución de demanda y los precios de la energía en el mercado. Un número significativo de usuarios finales han visto estas condiciones del mercado como una oportunidad para reducir los costos de energía como parte de su estrategia general de reducción de costos y acuerdos de suministro firmados o negociados con condiciones ventajosas. En este contexto, Acclaim estima que al menos 140 nuevos usuarios cualificados han sido registrados durante 2020, lo que lleva el número total de usuarios calificados a unos 480. El número de usuarios cualificados habría sido aún mayor sin los retrasos en la CRE.

En resumen, el 2020 está terminando con un gran enigma para el mercado eléctrico de México. El mercado eléctrico de México se está convirtiendo en un entorno muy competitivo con un número cada vez mayor de usuarios finales que buscan maneras de ahorrar en sus costos de energía, así como considerando un modelo de suministro de electricidad descentralizado mientras el Gobierno está tomando las medidas necesarias para promover lo contrario limitando las opciones que los usuarios finales tienen fuera de CFE. Entonces, ¿qué se puede esperar en 2021 en estas circunstancias?

El punto de vista de Acclaim es que el principal impulsor del mercado será el usuario final que busca activamente reducir sus costos de energía a través de:
– Migrar de CFE a otro proveedor,
– Tratar de optimizar sus actuales acuerdos de suministro, particularmente en autoabastecimiento; y
– Evaluar las capacidades de autogeneración y fiabilidad del suministro (por ejemplo, instalaciones solares en techo o baterías)

Con el fin de satisfacer esta demanda, los generadores y suministradores cualificados continuarán adaptándose y proporcionando un entorno muy competitivo con el fin de obtener cuota de mercado reduciendo su margen. Además, los suministradores calificados tratarán de ofrecer una gama más amplia de servicios; por ejemplo, mediante el desarrollo de su propia línea de negocio de autogeneración.

En el lado negativo, la incertidumbre regulatoria continuará. La actual Administración persistirá el fortalecimiento de CFE y PEMEX. Este esfuerzo se impulsará si MORENA gana la mayoría en las elecciones de mayo de 2021, ya que esta mayoría se verá como una validación de la política energética actual. Independientemente de si MORENA gana la mayoría o no, se prevé que los participantes en el mercado sigan evaluando las acciones del Gobierno y buscarán defensa a través de los Tribunales si fuese necesario.

Por otro lado, la actitud de la administración de Biden hacia la postura de AMLO sobre el sector energético también influirá en la incertidumbre regulatoria. Los participantes en el mercado tienen la esperanza de que el nuevo Gobierno de los Estados Unidos desempeñe un papel más activo, alterando la visión de de la Administración mexicana sobre el mercado energético y hacer cumplir el lenguaje del TLCAN 2.0 sobre este tema, como un respaldo a las políticas energéticas de los gobiernos.

Es evidente que un número muy limitado de nuevos proyectos de generación privada entrarán en línea durante 2021 debido a las acciones del Gobierno. Esta falta de nueva generación, combinada con la reducción de la capacidad comercial disponible a medida que se firman más contratos de suministro y el aumento gradual de la demanda, puede dar pie a un aumento significativo de los precios de la capacidad en el mercado. El aumento en el precio de la capacidad se reflejerá en el precio final que pagan los usuarios fuera de CFE. Esto significa que los usuarios finales pagarán una prima para asegurarse de que tienen acceso a la electricidad cuando la necesiten. Será interesante ver el precio de liquidación en el próximo mercado de equilibrio de capacidad para ver si la tendencia al alza en los precios de la capacidad continúa. El precio de mercado de equilibrio de capacidad de 2020 duplicó el precio de 2019. A pesar de este aumento en el precio final de la energía fuera de Suministro Básico, los precios de CFE seguirán siendo más altos que el mercado eléctrico mayorista.


[1] El precio de capacidad es la tarifa pagada para garantizar que la electricidad que un usuario final puede utilizar esté disponible cuando sea necesario.

Otra área en la cual centrarse será el mercado de emisiones de carbono. SENER aún no ha publicado los requisitos de los Certificados de Energía Limpias más allá de 2022 y cada vez es más evidente que la SENER no está dispuesta a publicar estos nuevos requisitos para evitar afectar la situación financiera de la CFE y reducir la viabilidad financiera de los proyectos renovables. Por lo tanto, la gran pregunta es sí el mercado de carbono propuesto por la SEMARNAT recibirá un impulso durante el 2021 y si la asignación de los certificados de emisiones será justa. La asignación de estos certificados es crucial, porque puede favorecer a un participante de mercado o sector específico, sesgando la oferta y la demanda en el mercado y podría crear un arbitraje artificial y afectar a este mercado desde el principio.

El año 2021 será muy interesante y crucial para el mercado energético de México debido a la incertidumbre regulatoria mientras que los usuarios finales buscan activamente ahorros y acceso a la generación renovable intentando buscar formas de optimizar sus costos y consumos energéticos.

Acclaim Energy estará presente apoyando a todos los participantes del mercado como su socio de confianza para administrar estratégicamente su energía y cumplir con sus objetivos financieros y de sostenibilidad, compromiso social y gobernabilidad (ESG en inglés).

¡El equipo de Acclaim Energy le desea lo mejor y espera que disfrute de la buena fortuna y la buena salud en 2021!

Top